lunes, 17 de agosto de 2015

Pedales de León

Siempre habíamos tenido en mente desembarcar en alguna ruta de varios días fuera de los Pirineos y la Pedales de León, pues nos llamaba la atención aunque sólo fuese por los papeos que seguro nos podríamos pegar.

Así que cociendo un plan oculto a fuego lento y aprovechando que Xinés andaría de vacaciones por los alrededores de Astorga junto con su mtb, Pikers aparece de la nada (bueno, tras palizón en coche) una buena tarde de un viernes de agosto "para de hacer el vago, que el lunes nos vamos 4 días a pedalear", jajaja

Cistierna - Salamón
Tras el sorpresón monumental de Xinés (más que su familia y el compañero de batalla lo sabían) y cargar las pilas un par de días a base de cortos y tapitas, para Cistierna de buena mañana a ver que nos paraban los Picos de Europa. Dejamos las maletas, recogemos lo indispensable y tras que nos recuerden "esto no son los Pirineos, aquí os va a tocar mountain bike del antiguo", no metemos en ruta con un tiempo fantástico.
Ya que estamos, pues estrenamos la nueva equipación y además de verdad, en un primera etapa de incio para adentrarnos en la montaña; toda la jornada es un sube-baja prácticamente sin parar donde empezamos a "jugar" con los gps para implicarnos todavía más en la ruta.

Menudas rampas para ser el primer día, "ostia, queda poco para la cima y faltan más de 100m de desnivel", toma pared para poner las piernas a mil. Día de contacto y haciendo un montón de fotos hasta llegar a Salamón, de donde nos llevamos una más que buena impresión: nos toca dormir en la posada, de hecho no habían más de 50 casas en todo el pueblo, y de inicio "ahí tenéis una nevera llena, podéis coger las cervezas que queráis", seguido de una cena fantástica, dormimos como niños y otro desayuno de lujo.










20150817_Pedales_de_Leon_1.kml
20150817_Pedales_de_Leon_1.gpx

Salamón - Posada de Valdeón
Frescor de buena mañana, pero iba a ser la tónica porque era cuestión de llegar a la primera subida para empezar a quitarse los manguitos y el chaleco, hacemos unas fotos curiosas en ríos y pueblos (Lois y Lario entre ellos) antes de empezar una larga subida de 11km...barrita y frutos secos en la puerta del refugio, encaramos una mini-rampita para acabar la subida y trialera muy guapa de bajada, aunque tenía truco, ya que toca hacer un buen rato a pie ante la imposibilidad de bajar por un riachuelo y llegar a la central de Pio.



















Volvemos a cargar pilas con unos frutos secos en vistas que se trataba de la etapa reina, pero no nos da tiempo ni a enterarnos porque había una bajada rapidísima por pista hacia Oseja de Sajambre. Aquí coincidimos con la multitud de bikers que estaban haciendo la misma ruta que nosotros y que luego iban a tener que gestionar 16 personas en el hotel, jiji

Bocata y venga que toca un subidón considerable de algo más de 7km, duro-duro más que nada por la imposibilidad de ir subido (prácticamente casi todo a pie), aunque unos bosques muy chulos y unas vistas impresionantes.
Llegados al mirador de Piedrashitas, "tírale a muerte que sólo queda bajada, a ver si llegamos los primeros y no se hace eterno lavar la bici, ponerla a punto y entrar al hotel", así que bajamos a todo lo que dan las bicis con más de un sustillo, jeje, y ya en Posada de Valdeón tras la puesta a punto de los "juguetes" (un poco de barro), birrote de escándalo que nos pegamos al solecito escuchando unas gaitas de las gentes locales en su fiesta.

Volvemos a cenar a tope, un poco de pomada tailandesa para recuperar y sin darnos cuenta, zzzzzzz

20150818_Pedales_de_Leon_2.kml
20150818_Pedales_de_Leon_2.gpx


Posada de Valdeón - Prioro Desayunamos con el grupo de valencianos y las torrijas recién hechas de la abuela del hostal, pero por mucho que queramos tomarlo con calma ya que será una etapa más "light", los casi 9km de subida iniciales hasta el puerto de Pandetrave nos hacen sudar lo suyo; tramos de asfalto, pista, piedras, vistas de escándalo y a ponerse el chaleco...
...12km de bajada por asfalto llorando y 10km más de llaneo por carretera y pistas para volver a encarar otro subidón entre tierra y piedras de casi 7km a pleno sol con un calor importante, donde una pequeña sombra era una delicia; bajada casi al sprint hasta Besande donde "por suerte" el restaurante estaba a petar, sino todavía estamos allí papeando.

Bocata y birra en la terracita, un último esfuerzo para subir al puerto de Monte Viejo y bajada por pista a reventar de rocas y piedras hasta Priori. A cruzar todo el pueblo hasta el Molino, pedazo birra de nuevo para sofocar la subida de temperaturas, siestón, cenita y charla al fresquito de la noche y ya no nos queda casi nada.

20150819_Pedales_de_Leon_3.kml
20150819_Pedales_de_Leon_3.gpx

Prioro - Cistierna
Ya no nos queda más que una etapa, aunque el mapa nos tiene algo despistados, presagio que a pesar de tirar de gps para tenerlo todo controlado...nos lleva a hacer la jornada a una media más alta de lo habitual "tiramos que queda poco para el próximo pueblo".

Total que a partir de casi mitad del trayecto y haber pasado por aldeas remotas donde llenar bidones de agua y a seguir, tras un par de subidas muy duras, entramos en una zona más boscosa y paramos en el Santuario de la Virgen de la Velilla, un lugar del siglo XV tremendamente impresionante a más de 1.000m de altitud y unas vistas magníficas.

A partir de aquí hasta el final de la jornada, nos pegamos un etapón de mtb rompe-piernas del bueno a full, subidas cortas pero durísimas que incluso algún momento tocaba hacerlo a pie y descensos rapidísimos, creyendo que venía un pueblo más grande donde sellar el road-book y comer algo.

Pues nada, que ya tenemos delante Cistierna y nos hemos pasado al sprint algún control, jajaja...comemos algo, pasamos por la gasolinera a lavar las bicis, hasta que podemos dar por concluida la experiencia y nos volvemos a descansar unos días que nos lo hemos ganado.
20150820_Pedales_de_Leon_4.kml
20150820_Pedales_de_Leon_4.gpx

 Pedaleando: Xinés y Pikers.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada